​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y Meditación - noviembre 2022

abraham y 3 angeles

Denys Calvaert (Amberes, aprox. 1540 - Bolonia, 1619), Abraham y los tres ángeles, aprox. 1600, óleo sobre lienzo, 147 x 161 cm, Madrid, Museo del Prado. 

Mes de noviembre. 

Mujeres del Antiguo Testamento: Sara. 

Entonces el Señor se le apareció en las encinas de Mambré, mientras estaba sentado a la entrada de la tienda en la hora más calurosa del día. Levantó la vista y vio que había tres hombres junto a él. En cuanto los vio, corrió hacia ellos desde la entrada de la tienda y se postró en el suelo, diciendo: "Señor mío, si he hallado gracia ante tus ojos, no pases de largo sin detenerte junto a tu siervo. Ve a buscar agua, lávate los pies y siéntate bajo el árbol. Dejadme que os ofrezca un bocado de pan y que refresque vuestros corazones; después, podéis seguir adelante, pues no es casualidad que hayáis pasado por delante de vuestro siervo". Ellos dijeron: 'Haz lo que has dicho'. Entonces Abraham se dirigió apresuradamente a la tienda, a Sara, y le dijo: "Rápido, tres fanegas de harina fina, amásala y hazla en tortas. Al rebaño corrió él mismo, Abraham, tomó un ternero tierno y bueno y se lo dio al criado, que se apresuró a prepararlo. Tomó leche agria y leche fresca junto con el ternero, que había preparado, y se lo entregó. Así que mientras él estaba junto a ellos bajo el árbol, ellos comían. Entonces le dijeron: "¿Dónde está Sara, tu mujer?". Él respondió: "Está allí en la tienda". El Señor continuó: "Volveré a ti dentro de un año, y entonces Sara, tu mujer, tendrá un hijo. Mientras tanto, Sara estaba escuchando a la entrada de la tienda y se encontraba detrás de él. Abraham y Sara eran viejos, avanzados en años; Sara ya no tenía lo que tienen las mujeres. Entonces Sara se rió en su interior y dijo: "¡Muy marchita como estoy, debería sentir placer mientras mi señor es viejo!" Pero el Señor le dijo a Abraham: "¿Por qué se ha reído Sara y ha dicho: ¿De verdad podré dar a luz siendo vieja? ¿Hay algo imposible para el Señor? Volveré a ti en el momento señalado, y Sara dará a luz un hijo". Entonces Sara negó: "¡No me he reído!" porque tenía miedo; pero él dijo: "Sí, sí te has reído". (Génesis 18, 1-15)

El cuadro de Calvaert nos muestra la escena descrita en el capítulo del libro del Génesis antes citado. También visualmente nos llama la atención lo abarrotado que está el lienzo: Abraham con los tres ángeles en primer plano, la mesa puesta, el bello paisaje del fondo y el gran árbol bajo cuyas ramas no sólo ha encontrado sitio la mesa sino también la tienda de Abraham. Y de la tienda, como nos dice el pasaje bíblico, sale Sara, la mujer de Abraham, resignada ya a la imposibilidad de dar un hijo a su amado esposo. Sabe que lo que ha escuchado de los tres personajes no puede hacerse realidad. No es posible ir en contra de la naturaleza, no es posible que un niño nazca de padres que ya son viejos. Por eso se permite reír y sonreír ante la ingenuidad de los tres jóvenes.

Un aspecto que me gustaría destacar ahora no es tanto la dialéctica entre la poca fe de los dos ancianos y el hecho de que nada es imposible para el Señor, sino la diferencia en los planos en los que se sitúan Sara y Abraham en el cuadro y en la historia de la salvación.

De nuevo, el primer plano está reservado a Abraham, el hombre, el cabeza de familia. Es él quien acoge a los tres ángeles, es él quien los invita, los alimenta, hace preparar los bollos y cocinar el ternero sacrificado especialmente para ellos. Sarah, en cambio, está en un segundo plano, se asoma desde la tienda con su hermoso vestido, parece observar desde lejos a quienes parecen ser los protagonistas de la escena.

Es la situación que a menudo encontramos en una sociedad patriarcal: la mujer siempre está un paso atrás, aunque a menudo es la que mantiene y gobierna la familia: ¿quién, por ejemplo, amasa la harina y hace los bollos? Si hubieran esperado a Abraham, los tres jóvenes probablemente habrían seguido ayunando.

Resulta significativo que la conversación entre Abraham y sus tres invitados gire finalmente en torno a Sara. La mujer de Abraham está en la tienda, pero incluso en este lugar oculto ha encontrado la gracia de Dios, que se dispone a darle el regalo más importante para una mujer de su tiempo: un hijo, que nacerá a pesar de la esterilidad y la vejez. Es Sara la que se convierte en el centro de atención, es ella la que ve cambiar sustancialmente la consideración que se le otorga: ya no es sólo la esposa del patriarca, sino ahora también la madre, la que dará a luz al hijo que continuará la línea familiar.

¿Cuánto tuvo que sufrir Sara durante esos años? ¿Cuántas sonrisas irónicas, cuántas burlas, cuántos murmullos? Pero ahora comienza una nueva vida, que el Señor le ha dado, una prenda de fidelidad y benevolencia.

(Contribución de Vito Pongolini)

Ayuda a la misión de la UMOFC

La Voz de las Mujeres

Copertina luglio 2022 n.58 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Mujeres en acción - Superando la pandemia".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Pilar Bellosillo

Video Institucional de la UMOFC

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Visítanos en YouTube

youtube channel

wordcloud FAQ

Galerías de fotos

galerias