​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y Meditación - marzo 2022

Giuditta Botticelli

Sandro Botticelli (Florencia 1445 – 1510), Retorno de Judit a Betulia, 1572, temple sobre tabla, 31 x 25 cm, Florencia, Galería de los Uffizi

Mes de marzo.

Mujeres del Antiguo Testamento: Judit.

Toda la historia de Judit se narra en el breve libro de la Biblia que lleva su nombre. En 16 capítulos se desarrolla la historia de la llegada del ejército asirio a Israel, el orgullo y la arrogancia mostrados por Holofernes, comandante supremo de Nabucodonosor, y su decisión de asediar la ciudad de Betulia, ocupando en particular los acueductos y las fuentes de agua de los israelitas.

La perspectiva de morir de sed hace que el pueblo pida a las autoridades que se rindan al enemigo y así Ozías promete rendirse si no llega la ayuda del Señor en los próximos cinco días. En este punto de la historia se nos presenta la figura de Judith:

Desde que era viuda, ayunaba todos los días, excepto las vigilias de los sábados y los sábados, las vigilias de los novilunios y los novilunios, las fiestas y los días de alegría para Israel. Era hermosa en apariencia y muy atractiva en persona; además, su marido Manasés le había dejado oro y plata, esclavos y esclavas, rebaños de ganado y tierras, y era dueña de todo. Nadie podía decir una mala palabra sobre ella, porque temía mucho a Dios (8,6-8).

Y es ella, una mujer, la que pide a su pueblo que no se rinda, y de hecho esto es lo que propone:

Escucha, quiero hacer una obra que pase de generación en generación a los hijos de nuestro pueblo. Esta noche haréis guardia en la puerta de la ciudad, y yo saldré con mi sierva, y dentro de los días en que hayas decidido entregar la ciudad a nuestros enemigos, el Señor visitará a Israel por mi mano. Ozías y los jefes le respondieron: "Ve en paz, y que el Señor Dios esté contigo para vengarse de nuestros enemigos" (8,32-36).

El pequeño cuadro que contemplamos forma parte de un díptico que presenta la fase final de la historia de Judit. De hecho, la mujer, acompañada de su sierva de confianza, consigue ir al campamento asirio y ser recibida. Seducido por su belleza, Holofernes se queda a solas con ella. Sin embargo, como ha bebido demasiado vino, no puede evitar que Judith lo mate y lo decapite, llevándose su cabeza para mostrar a su pueblo que el enemigo ha sido aniquilado.

Los elementos del díptico presentan así el descubrimiento del cuerpo decapitado de Holofernes por los asirios y, como aquí podemos ver, el regreso de Judit a Betulia.

Lo primero que nos llama la atención es el distanciamiento con el que el pintor presenta a las dos mujeres. No hay agitación por el gesto, ni horror por la cabeza cortada que se vislumbra en la mano de la sierva; incluso la historia del conflicto entre los dos pueblos queda relegada a un segundo plano del cuadro. Judit sigue teniendo en su mano derecha el sable con el que ha cortado la cabeza de Holofernes, pero en su mano izquierda lleva una rama de olivo. El pintor casi parece decirnos que lo importante para Judit es haber cumplido la voluntad del Dios de Israel, que a través de una mujer quiso una vez más traer la salvación a su pueblo.

Un segundo elemento que salta a la vista es la complejidad de la escena: en un cuadro poco más grande que una hoja de papel, hay tantos detalles, tanto en el primer plano como en la profundidad, que hacen que la visión sea rica y detallada. Las flores, las rocas, los campos cultivados, el cielo, las murallas de la ciudad, el gran árbol de la derecha, todo parece decirnos que lo que estamos viendo forma parte de un momento y un lugar precisos. Incluso los colores claros de la paleta que envuelven a los personajes y al paisaje parecen querer mostrarnos que estamos ante algo real y verdadero.

Un último elemento que nos gustaría destacar es la belleza y la elegancia de la vestimenta de las dos mujeres. Si observamos su pelo, no podemos dejar de notar un movimiento ondulatorio que no es perceptible en el resto del cuadro. Es como si las dos mujeres, volviendo a toda prisa a la ciudad de Betulia, fueran movidas por una fuerza sobrehumana, y por tanto divina. Su misión, además, iba acompañada de la protección y la bendición del Dios de Israel, el mismo que sacó a su pueblo de Egipto.

Para comprender plenamente la figura de Judit, me gustaría concluir con sus palabras al regresar a la ciudad después de su hazaña. A los guardias de las puertas les grita desde lejos:

Abrid, abrid la puerta de una vez: Dios está con nosotros, nuestro Dios, para ejercer de nuevo su poder en Israel, y su fuerza contra sus enemigos, como ha demostrado hoy (13,11), y al pueblo reunido ante ella, exclama: Alabad a Dios, alabadle; alabad a Dios, porque no ha apartado su misericordia de la casa de Israel, sino que ha herido a nuestros enemigos esta noche por mi mano (13,14). Judit no se jacta, sino que invita a todos a dar gracias y alabar a Dios, que se ha servido de ella para devolver la libertad a todo su pueblo. 

(Contribución de Vito Pongolini)

Ayuda a la misión de la UMOFC

La Voz de las Mujeres

Copertina luglio 2022 n.58 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Mujeres en acción - Superando la pandemia".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Pilar Bellosillo

Video Institucional de la UMOFC

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Visítanos en YouTube

youtube channel

wordcloud FAQ

Galerías de fotos

galerias