​+39 0669887260 - info@wucwo.org - Contacto

twitter iconface iconinstagram icon

Arte y meditación - diciembre 2020

Sacra Famiglia CanigianiRaffaello Sanzio (Urbino, 1483 – Roma, 1520), Sagrada Familia de la Casa Canigiani, 1505-06, óleo sobre tabla de álamo, cm 131 x 107, Mónaco, Alte Pinakothek.

Domingo 27, fiesta de la Sagrada Familia.

Como con muchos otros trabajos de Rafael, conocemos la historia de este cuadro. Pintado para Domenico, miembro destacado de la noble y rica familia Canigiani, quizás en vista de su matrimonio con Lucrezia Frescobaldi en 1507, la obra fue vista por Vasari en la casa de los herederos. Más tarde la pintura pasó de la familia Canigiani a sus aliados históricos y señores de Florencia, los Medici. El panel permaneció en las colecciones florentinas hasta 1691, cuando Anna Maria Luisa se casó con Giovanni Carlo Guglielmo I, Príncipe del Palatinado. El padre de la novia, el Gran Duque Cosimo III, puso en la dote de su hija también la bella y famosa mesa de Rafael, que llegó así a Düsseldorf. Permaneció en la importante ciudad alemana hasta 1801, cuando, por temor a las incursiones de Napoleón, la obra fue trasladada permanentemente a su ubicación actual.

Una cosa que notamos inmediatamente es que la obra está firmada en mayúsculas RAFAEL URBINAS en el borde de la blusa que lleva la Virgen. Esto nos dice tanto la gran fama que ya rodeaba al joven pintor de Urbino (¡tenía sólo 22-23 años!) como la conciencia que tenía de su valor.

Queremos contemplar el cuadro ahora. Lo que nos llama la atención inmediatamente es la estructura piramidal dentro de la cual están representadas todas las figuras que pueblan el cuadro: San José está en el vértice del triángulo ideal, las dos mujeres (María a la derecha y la prima Isabel a la izquierda) están dispuestas especularmente para formar los lados y la base. Los dos niños se divierten en el centro, con el pequeño Juan entregando a Jesús una cinta en la que le leemos escrita en latín su exclamación narrada en el primer capítulo del Evangelio de Juan y repetida dos veces en dos días: "He aquí el cordero de Dios...". (Juan 1, 29 y 1, 36).

El equilibrio que reina en el cuadro atestigua la gran maestría técnica que ha desarrollado el joven pintor. El paisaje nos llama la atención por la luz, la calma, la riqueza del verdor, la precisión de los contornos de los edificios en el fondo como la hierba y las flores en el primer plano. Hay detalles de las figuras que nos encantan: la transparencia del velo de la Virgen, la finura de la trama del borde dorado de su manto azul, la ligereza de los radiantes rizos del pequeño Giovanni, la elegancia de los pliegues del vestido rojo de María obtenido también gracias a la inserción de un pequeño cinturón en la cintura. Nuestra mirada es atraída por el juego de miradas que la obra nos muestra. José cruza los ojos con los de Isabel, Jesús los vuelve hacia su primo pequeño Juan, María los vuelve hacia los dos niños, después de haber cerrado (¡pero sin perder la señal!) el libro con el que rezaba.

Volvamos ahora al principio. El regalo que Domenico Canigiani quería preparar para su boda. El magnífico cuadro habrá tenido sin duda un lugar de honor en su hermosa casa florentina, un signo de su deseo de pedir la bendición del Señor sobre la familia que daba sus primeros pasos con su matrimonio con Lucrezia.

Invocamos a la Sagrada Familia de Nazaret para que nos cuide a nosotros y a nuestras familias, con las palabras que el Papa Francisco expresó en la víspera del sínodo dedicado a la familia el 29 de diciembre de 2013.

 

Jesús, María y José

en vosotros contemplamos

el esplendor del verdadero amor,

a vosotros, confiados, nos dirigimos.

 

Santa Familia de Nazaret,

haz también de nuestras familias

lugar de comunión y cenáculo de oración,

auténticas escuelas del Evangelio

y pequeñas Iglesias domésticas.

 

Santa Familia de Nazaret,

que nunca más haya en las familias episodios

de violencia, de cerrazón y división;

que quien haya sido herido o escandalizado

sea pronto consolado y curado.

 

Jesús, María y José,

escuchad, acoged nuestra súplica. Amén.

 

(Contribución de Vito Pongolini)

 

Ayuda a la misión de la UMOFC

La Voz de las Mujeres

marzo 2021 ESP

Voz de nuestras organizaciones que dan testimonio del trabajo llevado a cabo por los miembros de la UMOFC en el tema: "Leamos Fratelli tutti con los ojos de María".

Lea algunos extractos

Subscripción a Nuestra Revista

Pilar Bellosillo

Video Institucional de la UMOFC

Newsletter de la UMOFC

newsletterAqui pueden mantenerse al día de las actividades de la UMOFC leyendo el último número de nuestra newsletter.

Suscribirse al Newsletter

Visítanos en YouTube

youtube channel

wordcloud FAQ

Galerías de fotos

galerias