Día de Oración Anual de la UMOFC

 

DÍA DE LA  UMOFC

13 de mayo 2016

Jubileo de la Misericordia

Preparado por la región de Europa

 

Narrador El Papa Francisco nos ha hecho un regalo: nos ha convocado a celebrar un año muy especial, un año dedicado a la misericordia. Vamos a centrarnos este año en la misericordia. Será bueno reflexionar cómo la estamos viviendo y practicando en nuestros ambientes. El título del Jubileo nos lo recuerda: “Misericordiosos como el Padre”. Vamos, pues, a orar en este día de la UMOFC con este tema para que nos ayude a vivir como se nos pide 

En el número 2 de la Bula de convocatoria nos dice:

Lector 1º Siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados para siempre no obstante el límite de nuestro pecado.

Narrador En este día de la UMOFC es el momento de pararnos y preguntarnos cómo estamos viviendo nosotras, mujeres de todo el mundo estas palabras del Papa. Siempre se ha dicho que las mujeres tenemos especial sensibilidad ante los problemas y dificultades de los demás. Es el momento de añadir a esa sensibilidad la gracia de la misericordia.  (Momento de reflexión/oración)

Lector 2º  Las palabras cargadas de significado que san Juan XXIII pronunció en la apertura del Concilio para indicar el camino a seguir: « En nuestro tiempo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad …(Misericordie Vultus, 4).

2º narrador  Somos Iglesia y como tales comprometidas con todo cuanto le afecta. Todas estamos felices de la celebración del Concilio Vaticano II porque supuso un gran paso hacia adelante en cuanto a sentir esa realidad en nuestras vidas. Los documentos que se aprobaron han sido y son una gran ayuda para vivir nuestra fe y nuestro compromiso.

No debe ser solamente el deseo del Papa el acercarnos a los otros con misericordia, sino de todas y de todos. El acercarnos a los otros con “entrañas de misericordia ante toda miseria humana” como dice la Plegaria Eucarística de la Misa debe ser nuestra especial preocupación. ¿Quien no tiene alguna “miseria” en su vida? Todos necesitamos de la misericordia de los demás, pero también los demás necesitan de nuestra misericordia. ¿Como nos estamos acercando a los que tienen problemas? (Momento de reflexión/oración).

Lector 1º  “Eterna es su misericordia”: es el estribillo que acompaña cada verso del Salmo 136 mientras se narra la historia de la revelación de Dios. En razón de la misericordia, todas las vicisitudes del Antiguo Testamento están cargadas de un profundo valor salvífico.... La misericordia hace de la historia de Dios con Israel una historia de salvación. Es como si se quisiera decir que no solo en la historia, sino por toda la eternidad el hombre estará siempre bajo la mirada misericordiosa del Padre. (Misericordie Vultus, 7) (Recitar salmo 136)   (Todos) (Con calma)

Lector 2º  La misión que Jesús ha recibido del Padre ha sido la de revelar el misterio del amor divino en plenitud. « Dios es amor » …. Jesús, ante la multitud de personas que lo seguían, viendo que estaban cansadas y extenuadas, pérdidas y sin guía, sintió desde lo profundo del corazón una intensa compasión por ellas. (Misericordie Vultus, 8)

2º Narrador Si la misión que Jesús ha recibido del Padre ha sido la de “revelar el misterio del amor divino en plenitud”, nosotras, sus seguidoras, tenemos la misma misión ¿Cómo vamos a ser reflejo del amor del Padre? El Evangelio nos muestra claramente las actitudes de Jesús; por tanto es así, como Él, como debemos actuar en nuestra vida, en nuestros ambientes y en el trato con todos, incluso con los enemigos. Y una actitud muy apreciada es la del perdón. Jesús nos indica que debemos perdonar siempre. Esta es una buena muestra de misericordia.

Lector 3º En las parábolas dedicadas a la misericordia, Jesús revela la naturaleza de Dios como la de un Padre que jamás se da por vencido hasta tanto no haya disuelto el pecado y superado el rechazo con la compasión y la misericordia. Conocemos estas parábolas; tres en particular: la de la oveja perdida y de la moneda extraviada, y la del padre y los dos hijos (cfr Lc 15,1-32). En estas parábolas, Dios es presentado siempre lleno de alegría, sobre todo cuando perdona. En ellas encontramos el núcleo del Evangelio y de nuestra fe, porque la misericordia se muestra como la fuerza que todo vence, que llena de amor el corazón y que consuela con el perdón. (Misericordie Vultus, 9) (Leer la parábola del Hijo Pródigo)

 

Peticiones:

1.   Por los que se sienten solos y abandonados, para que siempre encuentren personas misericordiosas que los acompañen en sus dificultades. Oremos

Todos: Acuérdate, Señor, de tu misericordia

2.   Por los que sufren violencia de cualquier clase, especialmente las mujeres que son quienes más la sufren, para que el Señor los libre de ella. Oremos

Todos: Acuérdate, Señor, de tu misericordia

3.   Por lo que realizan la violencia, para que el Señor arranque el corazón de piedra que tienen en su pecho y les ponga un corazón de carne. Oremos

Todos: Acuérdate, Señor, de tu misericordia

4.   Por las que nos hemos reunido en esta celebración, para que el Señor nos de entrañas de misericordia para tratar a todas las personas con amor. Oremos

Todos: Acuérdate, Señor, de tu misericordia

5.   Por los refugiados y los cristianos que mueren por causa de su fe, para que sean fortalecidos por la misericordia de Dios y para que sus perseguidores alcancen la conversión. Oremos

Todos: Acuérdate, Señor, de tu misericordia

Lector 3º La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona. La Esposa de Cristo hace suyo el comportamiento del Hijo de Dios que sale a encontrar a todos, sin excluir ninguno (Misericordie Vultus, 12)

Narrador 3º  En muchas ocasiones se ha acusado a la Iglesia de tener normas muy exigentes, de falta de misericordia, y muchos se han alejado de ella por esta razón. Por la comunión de los santos todos participamos de la virtud y del pecado de la Iglesia. Las mujeres de UMOFC nos proponemos ser el rostro misericordioso del Padre. Nos proponemos intensificar la certeza de sentirnos amadas del Padre y por eso, con alegría, ser portadoras a toda la humanidad de ese sentimiento para que todos gusten de esa gracia.

Lector 4º Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales. Será un modo para despertar nuestra conciencia, muchas veces aletargada ante el drama de la pobreza, y para entrar todavía más en el corazón del Evangelio, donde los pobres son los privilegiados de la misericordia divina. La predicación de Jesús nos presenta estas obras de misericordia para que podamos darnos cuenta si vivimos o no como discípulos suyos. Redescubramos las obras de misericordia corporales: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, acoger al forastero, asistir los enfermos, visitar a los presos, enterrar a los muertos. Y no olvidemos las obras de misericordia espirituales: dar consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, corregir al que yerra, consolar al triste, perdonar las ofensas, soportar con paciencia las personas molestas, rogar a  Dios por los vivos y por los difuntos.(Misericordie Vultus, 15)

Lector 3º  En este Año Jubilar la Iglesia se convierta en el eco de la Palabra de Dios que resuena fuerte y decidida como palabra y gesto de perdón, de soporte, de ayuda, de amor. Nunca se canse de ofrecer misericordia y sea siempre paciente en el confortar y perdonar. La Iglesia se haga voz de cada hombre y mujer y repita con confianza y sin descanso: « Acuérdate, Señor, de tu misericordia y de tu amor; que son eternos » (Sal 25,6).(Misericordie Vultus, 25)

Narrador 3º  María, Madre de Misericordia, nos ayude en nuestro compromiso de ser “Misericordiosos como el Padre” y hagamos presente en el mundo el amor con que ama a todas las personas, sus hijos e hijas.

 

 

ORACIÓN A MARÍA, REINA DE LA PAZ, PATRONA DE LA UMOFC.

(Todos)

Oh Dios bondadoso, tu hijo Jesús vino a

este mundo para hacer tu voluntad y para

dejarnos Su paz. Por la intercesión de

nuestra Bendita Madre María, Reina de

la Paz, concédenos sabiduría y humildad

a fin de hacer conocer esa paz en el mundo.

Inspira nuestros pensamientos, palabras

y acciones para ser testigos de Tu

presencia en nuestros corazones. Que el

Espíritu Santo nos colme con todas sus

gracias y bendiciones, de modo que podamos

seguir en el camino que conduce a lograr

la paz para toda la humanidad.

Amén.